DISEÑO Y EMOCIÓN: CÓMO ATRAER A TUS CLIENTES

Diseñar para el deleite del cliente puede conducir a la ventaja competitiva y al crecimiento.  Y eso se consigue con el diseño emocional. Nos lo cuenta Miklos Philips, de Toptal, en su artículo Design for Emotion to Increase User Engagement. Y nos ha gustado tanto que queremos compartir las ideas más importantes contigo. Aunque te recomendamos que si te interesa el tema lo leas directamente allí, ya que encontrarás mucha más información interesante.

1) Emoción y diseño. ¿Cómo están conectados?

Todo lo que nos rodea ha sido diseñado y todo diseño finalmente produce una emoción. Experimentamos reacciones emocionales continuamente: agrado, asco, frustración, bienestar… El diseño UX (experiencia de usuario) considera cómo un usuario interactúa y responde a una interfaz, servicio o producto. Esa respuesta es una emoción. Por ello los diseñadores no sólo se esfuerzan por diseñar productos funcionales, sino que también buscan generar emociones postivias en los usuarios mientras éstos usan el producto. Un producto que solamente sea funcional no gana. Gana el que, además de ser funcional, es simple, bonito y da gusto usarlo.

Por ejemplo, si un sitio web o una aplicación está mal diseñado y no cumple con las expectativas, la sensación puede convertirse en ira y frustración. En cambio, un buen diseño emocional provoca placer y una sensación de seguridad. Steve Jobs fue un visionario, y lo tubo claro desde el principio: “La mayoría de la gente comete el error de pensar que el diseño es lo que parece. No es sólo lo que parece y se siente. El diseño es cómo funciona.”

2) ¿Cómo ofrecer un diseño que traiga emociones positivas? 

Haciendo pruebas de usuario, investigación profunda y posterior asignación de puntos de contacto que identifica los puntos de dolor. Así se pueden identificar las frustraciones que los usuarios pueden encontrar al usar el producto. No sólo deben esforzarse por eliminar estas frustraciones, sino además, encontrar oportunidades que brinden placer a los clientes y emocionales positivas.

3) La emoción correcta en cada fase del proceso de compra: Visceral – Comportamiento – Reflexión. 

  • Diseño visceral: “Lo quiero. Parece increíble”. Esta es una reacción inmediata y profunda a su producto. Aquí también influye la percepción, o la primera impresión sobre la credibilidad de su producto, calidad, atractivo…
  • Diseño conductual: “Puedo dominarlo. Me hace sentir inteligente”. Tiene que sentirse bien, verse bien y tener un buen desempeño. Satisface sus necesidades y requerimientos. Las aplicaciones más exitosas son aquellas que, como resultado de un buen diseño de comportamiento, se usan de forma regular y la gente no puede imaginar la vida sin ellas.
  • Diseño reflexivo: “Me completa. Puedo contar historias sobre él”. Se trata de satisfacción personal, recuerdos que reflejan la experiencia. La belleza es una característica importante, pero también la autoimagen que proyecta, el sentido de estatus socioeconómico.

Recuerda, si quieres más información sobre este tema tan interesante, consulta el artículo original: Diseño emocional para incrementar el engagement de los usuarios.

Visualiza el post en versión AMP

Pide presupuesto o haz tu consulta. ¡Te responderemos encantados!

14 + 13 =