Da igual lo que vendas. No importa si son productos o servicios. Si son caros o baratos. No importa si es un negocio local o uno virtual. Sea como sea tu empresa, necesita un blog.

Lo necesita si quieres que tu web reciba visitas a diario. Si quieres que aquellos que aún no te conocen se fijen en ti. También lo necesita si quieres que los que ya te conocen no se olviden de ti. Y por supuesto, lo necesitas si quieres crear una relación de confianza; una relación cercana y duradera con tus clientes.

No quieres pasar desapercibido entre tantas otras páginas web. Tú quieres marcar la diferencia.

MOTIVOS POR LOS QUE DEBERÍAS TENER UN BLOG

Tener un blog es muy útil por varios motivos. Te voy a contar los 4 que considero más importantes:

1) Mejoras tu posicionamiento y recibes más tráfico

Al añadir contenido nuevo regularmente, Google se da cuenta de que tu web es activa y deduce que estás aportando valor, por eso te hace escalar puestos más rápidamente. Además, te ayuda a posicionarte por tus palabras clave; tanto las principales como las secundarias (long tail). Cuanto más contenido haya, más probabilidades hay de que alguien que necesita lo que ofreces termine entrando en tu web. Es un proceso que crece poco a poco, pero que a la larga te aportará beneficios increíbles.

2) Te das a conocer

Dejas de tener una web fría, estática e impersonal para demostrar que detrás hay un equipo profesional, implicado y que puede dar solución a los problemas de tus clientes. Lo demuestras mes a mes dando información útil, demostrando que entiendes las inquietudes de tu público y que sabes muy bien cómo ayudarles. Pensarán en ti cuando te necesiten, porque ya te conocen y saben lo que puedes hacer por ellos.

3) Conoces mejor a tu público

Al analizar el número de visitas de cada artículo y el número de comentarios, likes y compartidos en las redes sociales, puedes hacerte una idea de lo que quiere tu público. Puedes descubrir qué temáticas interesan más y así ir redireccionando tus productos y servicios hacia las necesidades reales de tus clientes.

4) Ganas credibilidad y autoridad. 

Cuando publicas contenido de calidad frecuentemente, la gente deja de verte como uno más y pasa a verte como una referencia en ese campo. En cada artículo muestras la profesionalidad, los valores y la misión de tu empresa. La constancia trae sus frutos.

La suma de todos estos factores se traduce en MÁS VENTAS.

En pocos meses pasas de ser “nadie” a ser “esa empresa o ese profesional que tanto sabe de…”. Y en unos meses más terminas siendo “la empresa o el profesional que me viene a la mente cuando necesito…”.

Paralelamente, cada vez apareces más fácilmente en los buscadores y cada vez entran más personas nuevas en el ciclo, esa fase de seducción donde los vas a conquistar. Te conocen, les gusta lo que dices y en seguida se dan cuenta de que eres una referencia en tu especialidad. Les convences con más facilidad.

La clave de un blog está en el contenido. Debe ser interesante, útil y debe ofrecer soluciones a las necesidades de tu público. No importa si ese blog es sólo escrito, si prefieres el formato vídeo o quieres hacerlo cómo un portafolios de proyectos. Sea lo que sea lo que tienes que contar, y sea cual sea el estilo de tu empresa, necesitas el blog para comunicarlo.

Visualiza el post en versión AMP

Pide presupuesto o haz tu consulta. ¡Te responderemos encantados!

8 + 7 =